El paciente

El Paciente
Calificación personal: 9,5/10

Género: Thriller

Página web del autor

Sinopsis: El prestigioso neurocirujano David Evans se enfrenta a una terrible encrucijada: si su próximo paciente sale vivo de la mesa de operaciones, su pequeña hija Julia morirá a manos de un psicópata. Para el Dr. Evans se inicia una desesperada cuenta atrás cuando descubre que el paciente que debe morir para que su hija viva no es otro que el presidente de Estados Unidos.Con su habitual maestría en la literatura de intriga, Juan Gómez-Jurado atrapa irremediablemente al lector. Una novela apasionante y emotiva que se desarrolla en 63 frenéticas horas, que no da respiro en su lectura y que plantea un dilema moral imposible que puede cambiar el curso de la Historia.


Reseña

El paciente llegó a mí por sugerencia de uno de mis mejores amigos, también amante de los libros, aunque según él sin llegar a mis niveles de rapidez en lo que a ingesta de letras se refiere jeje. Bueno, de momento no hemos entrado en competición.

Para empezar, admito que este libro se ha llevado por delante, con una velocidad pasmosa, todas las horas libres de la última semana. Además, he tenido que hacer grandes esfuerzos por resistir (y sobretodo esperar) durante los períodos en que no podía leer (trabajo, reuniones, salidas, etc.).  Y, para rematarlo, confieso que he leído hasta en el coche, a pesar de lo propensa que soy a marearme cuando lo hago.

Es una novela que considero adictiva por el conglomerado tan perfecto, y bien expuesto, que ha creado Juan. Nos encontramos ante un neurocirujano de éxito, joven, prometedor, que parece tenerlo todo pero que ha perdido lo fundamental, su brújula, su apoyo, su ilusión: su mujer. Se encuentra en ese punto en el que la culpa y la rabia se han adueñado de él y lo han convertido en una persona casi intratable.

Sin embargo, las cosas van a cambiar, nuevamente, y, lo que es peor, a marchas forzadas. Su hija es secuestrada por un psicópata, una especie de mercenario que pretende utilizar a David como instrumento para alcanzar su objetivo. Se trata de una mente escalofriante, sin escrúpulos, al que le gusta analizar la conducta humana, exprimirla, utilizarla y llevarla al extremo.

Imaginaros qué panorama… El problema, por lo menos así lo he vivido yo, es que lo que el señor White (así se llama este alma “caritativa”) le pide que haga es algo atroz. Lo digo porque a lo largo de la lectura te resulta inevitable plantearte qué harías tú si fueras David. Es clave esa dicotomía que se plantea entre el bien y el mal. ¿Antepondrías todo por tú familia?  Y, de hacerlo,  ¿es ese hecho justificable? ¿Aceptarías cualquier situación?  De no ser así, ¿lucharías? ¿Dónde estarían tus límites?

La lectura gusta no sólo por el ritmo trepidante y absorbente,  sino porque incluso llega un momento en que no sabes quién es el ratón ni quién el gato.

Por otra parte, otra de las cuestiones que se plantea a lo largo de la trama, los patrones de conducta (por decirlo de alguna manera), me ha resultado inquietante. No el hecho en sí, pues en muchas disciplinas son herramientas que se utilizan (psicología, marketing, etc.), sino el uso que se les puede dar. Y yo con todo esto me pregunto… ¿hasta qué punto somos tan manipulables y predecibles? ¿cómo de expuestos estamos?

Recapacitando sobre los actos y los hechos que han marcado la obra (una vez acabada), he llegado a la conclusión de que la egolatría de un hombre puede marcar en ocasiones un punto de inflexión que precipite todo hacia el caos más absoluto. Que, además, puede resultar sorprendente nuestra capacidad de adaptación y actuación en situaciones extremas, todo gracias a esa fuerza dormida que es para nosotros el instinto de supervivencia. Y también que debemos disfrutar más de la vida, no dejarnos engullir por las fauces de la rutina y el trabajo.

Mención especial a dos personajes. En primer lugar a Rachel y, en concreto, a sus decisiones. Puede parecer egoísta en un primer momento, pero para mí ha resultado una persona generosa, que pensó en su familia hasta el último aliento. Y en segundo lugar Kate, una mujer coraje que se ha hecho a sí misma.  Sin ella nada habría sido lo mismo. Simplemente brillante.

Para concluir, debo decir que al llegar al final del libro, como lectora, me habría gustado un David más valiente pero, siendo justa, si tuviera que vivir esa experiencia en primera persona probablemente habría actuado como él. Os animo a que os sumerjáis en este thriller; yo por mi parte ya tengo en mi lista de pendientes el resto de obras de este escritor.

Puedes encontrar el libro “El Paciente” aquí

Anuncios

5 comentarios sobre “El paciente”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s